Archivo | julio, 2013

Juan Carlos Delgado en el MIDAC – texto de Alfonso Caputo

31 Jul

Yo sólo hago historietas de Juan Carlos Delgado

El cómic es al mismo tiempo una forma de expresión simple y compleja.

Simple en términos de comunicación y de inmediatez de la percepción del mensaje, pero también simple en su alto nivel de satisfacción entre las generaciones más jóvenes de todos los tiempos.

Complejo en términos de su capacidad de combinar el arte visual con la literatura.

Paradójicamente, ha sido considerado como una forma menor tanto como expresión del arte visual, tanto como expresión literaria.

La fuerza de los cómics de Juan Carlos Delgado es evidente cuando, sin distinción alguna, atrae a estetas de paladar refinado y jóvenes consumidores de cómics, atraidos más por la historia, y por la definición de los personajes, que por las tecnicas de ejecución.

De hecho, esta arte tiene sus orígenes en la esencia misma de la concepción y la esencia de las formas primordiales de comunicación que, no centrándose, inutilmente, en los niveles intermedios, destacaban directamente los momentos más importantes emocionalmente.

Configuración escenografica, hábil alternancia de blanco y negro, incursiones de colores, guiones atractivos.

Estas son los puntos de fuerza, indiscutibles, del arte de Juan Carlos Delgado, también tiene una gran capacidad de enseñanza y de implicación.

En los talleres impartidos en varios países alrededor del mundo, a estudiantes de distintos niveles de formación y edad, siempre ha logrado excelentes resultados al aprovechar una cuidadosa exploración de la capacidad de cada participante llevandolo, de una manera natural, a expresarse en una forma privada de cualquier restricción.

Para ese artista, el ser un hombre metropolitano, nacido, vivido y crecido en una capital como Lima, de la historia antigua, pero hoy en dia absolutamente dinámica, se refleja en su trabajo, dando al mismo, sin duda, un flujo que va más allá de la dimensión local proyectandolo en una realidad cosmopolita e internacional.

Crear una exposición compuesta de tablas de cómics le da justicia a esta arte destacando, sin ninguna dificultad, el hecho que cada pàgina representa un mundo en sí mismo, una obra de arte autonòma, independientemente de ser orgánicamente incluida en el contexto más amplio de una historia.

En una segunda etapa, hacia abajo a un nivel más profundo de la percepción, se desprende claramente el valor de la historia, que es el resultado de la observación de las pàginas en sus totalidad.

Pero es el tercer paso, al parecer superfluo, aquel da la sensación de que es imposible prescindir de los detalles, es imposible prescindir del increíble riqueza de cada pequeño particular, si se quiere realmente ver con claridad la belleza y el inmenso potencial expresivo de esta forma de arte y de este su noble Autor.

Alfonso Caputo
Julio 2013

Anuncios

Juan Carlos Delgado en el MIDAC

28 Jul

La temporada artística de este 2013 del MIDAC, en Belforte del Chienti, continúa con la quinta exposición individual: “Yo sólo hago historietas” de Juan Carlos Delgado (Perú). La exposición, comisariada por Terra dell’Arte y con el patrocinio de la Municipalidad, será visible en la antigua iglesia de San Sebastián, sede del MIDAC en Belforte del Chienti, de 3 al 25 de Agosto 2013.

Juan Carlos Delgado nació en 1979 en Lima, Perú, donde vive y trabaja.

Licenciado en Filosofía con especialización en Mística y Humanismo en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la Universidad privada de San Martín de Porres. Profesor de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya y en la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú. Se ha desempeñado en diversos cursos y talleres en centros culturales de prestigio de todo el mundo. Ha expuesto su trabajo en Perú, Colombia, Argentina, Cuba, Estados Unidos, España, Alemania e Italia.

Es miembro del Comité del Proyecto Din A4.

[..] cada pàgina representa un mundo en sí mismo, una obra de arte autonòma, independientemente de ser orgánicamente incluida en el contexto más amplio de una historia.

En una segunda etapa, hacia abajo a un nivel más profundo de la percepción, se desprende claramente el valor de la historia, que es el resultado de la observación de las pàginas en sus totalidad.

Pero es el tercer paso, al parecer superfluo, aquel da la sensación de que es imposible prescindir de los detalles, es imposible prescindir del increíble riqueza de cada pequeño particular, si se quiere realmente ver con claridad la belleza y el inmenso potencial expresivo de esta forma de arte y de este su noble Autor.” (Alfonso Caputo)

La exposición será inaugurada sábado 3 de Agosto a las 19:00 horas.

locandinaJuan-Carlos-DelgadoWeb

MIDAC – Museo Internacional Dinámico de Arte Contemporáneo

antigua iglesia de San Sebastián, 62020 Belforte del Chienti (MC)

abierto todos los días (excepto lunes) de 17:30 a 19:30

– – –

entrada libre

tel: (+39) 393.2140065

fax: (+39) 0733.973910

web: http://www.midac-terradellarte.org

Simona Muscolini en el MIDAC – fotos inauguracion

8 Jul

Simona Muscolini en el MIDAC – inauguracion

6 Jul

Terra dell’Arte y el MIDAC, recuerdan a todos los amigos que esta noche, 6 de Julio a las 19:00 horas, en la ex iglesia de San Sebastián, sede del MIDAC, se inaugura “Quella sporca analogia”, exposición individual de Simona Muscolini.

Los esperamos numerosos como siempre.

locandinaSimonaMuscoliniWeb

Simona Muscolini en el MIDAC – texto de Alfonso Caputo

2 Jul

Quella sporca analogia de Simona Muscolini

El ser humano, con demasiada frecuencia, consume las mejores energías a buscar a como gustar más a los demás, para satisfacer a los demás, olvidándose de que la búsqueda de la esencia, de la manifestación del verdadero yo, es la única, si no la sóla, manera de amar a sí mismo y en consecuencia la única forma correcta de relaciónarse con los demás.

Sin duda no hay rastro de superficialidad o de banalidad en las obras que componen este último camino creativo de Simona Muscolini.

No son obras documentales, y mucho menos se pueden definir como didascalias. Las fotografías, así còmo las palabras de su texto, retrazan la vida diaria que consiste de cosas, temas y emociones que están presentes, discretos, disponibles para quien quiere reconocer reconocer su derecho a existir.

No se puede aplicar en estos casos la actitud típica de quien que no quiere aceptar la realidad que le rodea y que por esto, cerra los ojos, de manera selectiva, afirmando que él no conoce y que no ha visto.

La vida no se compone de elementos uniformes, pero debe su riqueza a la presencia de la realidades multiformes que coexisten y confluyen, simultáneamente presentes en el mismo escenario, a veces en forma de conflicto a veces menos, pero siempre ligadas por un hilo delgado que las transforma en partes de un único universo.

Las medidas técnicas muy personales adoptadas por Simona Muscolini en la realización de estas fotografías enriquecen las mismas con un nivel más profundo de percepción que nos transporta, balanceándose sin parar, desde la profundidad de los recuerdos hasta la inmersión en entornos vibrantes de humanidad.

Entornos en los que, inútil tratar de ocultarlo, a veces se hace un poco difícil de individuar lo que la mente ha catalogado como normal.

Esta última consideración es sin duda debida a la tendencia hacia la simplificación y la catalogación de estructuras complejas en estereotipos con el efecto inevitable de descubrir, con asombro y maravilla, que la esquematización mal se adaptan a la estructura humana y sus reflexiones en el entorno.

Arquitecturas antitéticas, retratos, de personas o maniquíes, visiones urbanas, el mar y los temas eternos. Todos confluyen en un camino en el que el principio y el final pierden su significado.

Estar presentes es lo único que importa.

No estar presentes para ver, para admirar, sino para ser parte de un todo, para reconocerse como fragmentos indispensables al equilibrio armónico de un conjunto que nos estaba esperando.

La larga espera de Simona Muscolini, hecha de la investigación y de experimentación, ha llevado a ella a estas alturas de la expresión, donde la historia se vuelve interesante no sólo por su contenido, sino también, si no más, por la riqueza de detalles que hacen la composición única.

Alfonso Caputo
Julio 2013